Un Hijo del Inmaculado Corazón de María
es un hombre que arde en caridad
y que abrasa por donde pasa.
Que desea eficazmente
y procura por todos los medios
encender a todos los hombres en el fuego del divino amor.
Nada le arredra; se goza en las privaciones; aborda los trabajos;
abraza los sacrificios; se complace en las calumnias;
se alegra en los tormentos y dolores que sufre
y se gloría en la cruz de Jesucristo.
No piensa sino cómo seguirá e imitará a Cristo en orar,
en trabajar, en sufrir,
en procurar siempre y únicamente
la mayor gloria de Dios
y la salvación de los hombres.

San Antonio María Claret
Constituciones CMF nº. 9


Nuestro nombre es: Misioneros Hijos del Corazón de María. O, más comúnmente, Misioneros Claretianos

  • “Ser claretianos” es nuestro modo de ser hombres, cristianos, religiosos, apóstoles, y -algunos- sacerdotes.
  • Somos y nos sentimos hijos amados de Dios y de María, con todo su corazón.

Vivimos en familia, nuestra Congregación

  • Nuestra familia fue suscitada por el Espíritu Santo en la Iglesia hace dos siglos por medio de S. Antonio Mª Claret.
  • Unos somos sacerdotes y otros laicos, de muy diferentes países y con culturas diversas, pero todos hermanos.

Con un peculiar estilo de vida: arder en caridad

  • Dios nos hace arder en caridad hacia él y el prójimo.
  • Dios nos ha concedido el don de seguir a Cristo y proclamar el Evangelio yendo por el mundo entero.

Nuestro camino: ser discípulos de Jesús

  • Como Jesús buscamos la gloria de Dios y la salvación de los hombres orando, trabajando y sufriendo.
  • Asumimos el modo de vida de Jesús y de la Virgen María: en pobreza, castidad y obediencia.

Nuestra misión: encender a todo el mundo en el fuego del amor de Dios

  • Somos enviados a anunciar la vida, muerte y resurrección de Jesús a fin que todos se salven por la fe en Él.
  • Compartimos las angustias y esperanzas de los hombres buscando la transformación del mundo según el designio de Dios
  • Nuestra misión se nutre de la Palabra de Dios y de la eucaristía.
  • Se irradia en el mundo bajo el signo de la misericordia y la ternura, que aprendemos del Corazón de María.
  • Se dirige sobre todo a los que son excluidos del amor de los demás y sufren las consecuencias de la injusticia de este mundo.

Anímate a ser claretiano y pertenecer a nuestra Provincia de Colombia Venezuela.

Conoce dónde estamos ubicados en la geografía de Colombia Venezuela.

Tenemos formación bíblica virtual de manera gratuita todos los martes.